martes, 14 de agosto de 2012

Cantera. Resane y texturizado.

Lo importante de los detalles en cantera


Los resanes en la cantera los estamos aplicando (no sé si ya lo mencióné antes) con resina Poliformas 60 x 70 mezclada con polvo de cantera. Resanando únicamente faltantes, no abrasiones naturales de la piedra, con el fin de recuperar la lectura estética e integral de los marcos. Por ejemplo, en el área del escudo franciscano, recuperamos la forma, regenerando la simetría. Retiramos, también, un resane de cemento (en lo que parecía ser un cañonazo que provocó que se despostillara la piedra) y lo sustituimos por el material que les digo.


En algunas zonas fue necesario "engrapar", es decir, poner alambre que sostuviera la resina. Para este proceso se hacen hoyos chicos con el taladro utilizando broca de 1/8 y el alambre se coloca haciendo un tipo de "ganchito" que evita que éste pueda salirse (así engrapamos algunas argamasas en Alfeñique para recolocar piezas sueltas o fijar las que tenían movimiento) porque SIEMPRE es importante RESPETAR el original y restituir las piezas que se recuperan.

Una vez seca la resina, como queda de color prácticamente negro, se golpea con cincel o con alguna otra herramienta para "sacar" el gris color claro y se comienza, así, el proceso de texturizado. En caballete es fácil (relativamente, para quienes lo sabemos hacer bien) porque se usa el stucco líquido y un pincel fino para imitar las pinceladas, grietas o textura del original (en Italia usamos stucco preparado a saturación como se hace desde hace muchos años, aquí en México resanan con cera o Modostuc, que es stucco preparado, un pésimo material además de ser inestable y lo único que imitan en cuanto a superficie es la trama de la tela con la cera). En piedra o más bien, sobre los resanes de resina, es más complicado lograr una imitación de superficie correcta. Utilizamos básicamente lo que se nos ocurrió martillar: clavos grandes con la punta chata para lograr los hoyitos naturales, moto-tool, desarmadores, cincelitos, gubias y demás. Yo soy bastante obsesiva y perfeccionista con los resanes, además de siempre tenerlos a nivel del original, el texturizado funciona para que se "pierdan" con el original logrando una continuidad visual...respetando, por supuesto, la diferenciación.

La imitación de superficie es sumamente importante en lo que es el inicio del a recuperación de la lectura estética de la pieza, una vez que la estructura esté restaurada.

Como se debe hacer, realizamos pruebas de color tanto en la mezcla de polvo y resina como de patinado para ver cuál tono era el adecuado y lograba que se "perdieran" los resanes. Muchos restauradores se "brincan" el paso de las pruebas. Son necesarias porque no se pueden estar aplicando y retirando materiales sobre el original así nada más porque sí, son importantes porque estamos aplicando un material extraño, importantes para que podamos ver colores y texturas comparados con los originales. (con respecto a caballete, las pruebas de calor, solvente y humedad que nunca se hacen en México te dan, como restaurador, mucha mucha información...como por qué habríamos de omitirlas?)

Y así vamos avanzando...en los arcos (en la parte que da al interior de la Biblioteca, se liberó la cantera de la capa de cemento que cubría la superficie y en los injertos viejos encontramos "VII/79" labrado en cada uno). En esta zona repellamos las esquinas y restituimos las juntas de cemento. Igual es una zona poco visible que nadie va a notar pero para mí tiene que quedar bien porque además el protón que estaba fijo ya va a abrir gracias a las piezas metálicas en las esquinas que colocamos como soporte (ver la entrada anterior).

Entonces tengo los injertos prácticamente terminados, resanes también (faltan texturizarlos) y arcos internos terminados. Hay que afinar las juntas y patinar los resanes.








No hay comentarios:

Publicar un comentario